Por: María Ruth Mosquera

 El dramaturgo Boris Serrano encontró en su arte teatral de gestos sin palabras la manera efectiva para contar la música vallenata tradicional, a través de relatos que no se pueden escuchar, pero sí se puede ver. El artista visual Juan Ruiz, con su colectivo juvenil ‘Somos Once’, presenta una novedosa forma narrativa de esta manifestación cultural, llenando a Valledupar de historias que no se pueden ver, pero sí se pueden escuchar. El poeta cesarense Leonardy Pérez Aguilar acudió a su arte literario de la declamación para poner en escena esta manifestación cultural con sus gestos y su voz, personificando historias que se pueden ver, escuchar y sentir.

Ellos, Boris, Juan y Leonardy, hacen parte de los protagonistas del conversatorio ‘Claves para narrar la Música Vallenata’ que tendrá lugar este jueves 19 de abril en Valledupar, a instancias del Ministerio de Cultura y la Universidad Popular del Cesar y que tiene como propósito generar reflexiones en torno a la construcción de relatos sobre la música vallenata tradicional, desde la puesta en escena de experiencias significativas que en clave de salvaguardia están desarrollando personas en la región.

El evento, en el que también estarán como panelistas Efraín ‘El Mono’ Quintero Molina, pintor, compositor y decano de la facultad de artes de esta universidad; y Julio Oñate Martínez, compositor, investigador y escritor de temáticas que tocan la cultura vallenata, se suma a otros de carácter académico que le aportan contexto y contenidos los festivales, en este caso al Festival de la Leyenda Vallenata, que del 26 al 30 de abril realizará su versión 51, en homenaje al artista samario Carlos Vives.

Interrogantes como “¿Qué es la música vallenata tradicional, ejemplificada en una canción?” y “¿Cuáles son las claves para narrar el vallenato?” serán formulados a los panelistas de este conversatorio, en el que se espera compartir con los asistentes estrategias o tips para inspirarlos a desarrollar sus propias narraciones de este patrimonio, desde sus aptitudes, pasiones y quehaceres, además de mostrar algunas piezas realizadas por ellos. Habrá espacio para conocer las acciones que ha emprendido el Ministerio por la salvaguardia del vallenato, a través de la intervención de Argemiro Cortés, director de Comunicaciones del Ministerio de Cultura, así como Fernando Pérez Vásquez y Oscar Bermúdez, asesores de la misma dependencia.

Estos foros, conversatorios y tertulias llegan enhorabuena para llenar los vacíos de información sobre vallenato que son comunes en festivales, en los que se pondera la música, las canciones, la interpretación de los instrumentos, pero se soslaya el contexto y la historia. Algunos certámenes dedican un evento, en ocasiones por fuera de su programación oficial, para ahondar en la vida y obra del artista o tema que merezca homenaje, sin que sea una actividad transversal a todos los días del festival.

En reciente reunión de investigadores, compositores, artistas, comunicadores, escritores y funcionarios universitarios y del Ministerio de Cultura, que se cumplió en Riohacha, se planteó la idea de llenar de contenidos los festivales, de modo que en todos los eventos pudieran estar entregándose información al público sobre la música vallenata y todos los elementos que la integran, a través de los presentadores de los concursos, o en stands temáticos instalados en los escenarios de los eventos.

Alrededor del Festival de la Leyenda Vallenata este año, además de ‘Claves para narrar la música vallenata’, que será el 19 de abril en el salón Jaime Molina de la Universidad Popular del Cesar; ya se realizó el 12 de abril el conversatorio ‘Poesía, antología y actualidad vallenata’, a cargo de la Caja de Compensación Familiar del Cesar – Comfacesar que hace varios años viene desarrollando esta actividad académica, dentro de su festival valenato intercolegiado. Para el 26 de abril está programado ‘Vives en el festival’, a cargo de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, y para el sábado 28 de abril se realizará el conversatorio ‘Julio Enrique De la Ossa Domínguez’, organizado por la familia De la Ossa Ochoa en el centro histórico de Valledupar.

  

 Por: Mariaruth Mosquera

@Sherowiya