Por: José Atuesta Mindiola

I

Un Festival de acordeones

tiene Barrancabermeja,
se oye la música añeja
emblema de tradiciones.
Ya son treinta y tres versiones,
y en este año es en honor
a Jorge Oñate el Cantor
y la gente está feliz;
lo dice Gregorio Ortiz,
quien es el gran director.

II

Matizado de pionero,
florido ni el cañaguate,
así llega Jorge Oñate
con su canto de jilguero.
Luminoso en el sendero
conquista con esplendor
los caminos del folclor
con su bonito cantar.
La Paz y Valledupar:
su bello nido de amor.

III

Jorge Oñate se presenta
con sus cantares bonitos,
en la historia ya está escrito
eran los años setenta.
Todos tuvimos en cuenta
a este muchacho cantor
conocido el ruiseñor
y al lado de Migue López,
él venció todos los topes
con sus canciones de amor.

IV

Después también grabaría
junto a Colacho Mendoza,
y esas canciones hermosas
hoy se escuchan todavía.
Años más tarde lo haría
con Juancho y Emilianito;
Cristian, Rangel, muchachitos;
Chiche Martínez y El Cocha.
Julián estuvo en su trocha,
hoy vuelve con Alvarito.

V

Jorge con sus cantares
iba regando ilusiones
y rescató las canciones
de los más grandes juglares.
Inmenso como los mares
con su tenor de diamante,
él recogió a los cantantes
y a todos les dio una poda;
Oñate puso de moda
el valor de los cantantes.

Por: José Atuesta Mindiola