Por: José Atuesta Mindiola

 

               I

Querida amiga Lolita,

tierna princesa Wayú,

nadie tanto como tú

amó a esta tierra bendita.

La aurora fresca visita

flores de nieve y rocío;

la belleza espejo del río

en su permanente andar;

eras musa del cantar

de secretos amoríos.

 

               II

Tus tres amores: la prensa,

tu madre Sara y tus hijos;

trinidad que Dios bendijo

y en el alma la condensa.

El recuerdo es la despensa

de la memoria acuciosa,

que mira siempre las cosas

más allá de su apariencia

y reconoce la esencia

en palabras generosas.

 

              III

En tus ojos los albores

de la espléndida floresta,

amaneceres de fiesta

en este Valle de amores.

Iluminas de esplendores

las letras del periodismo

que alejaron el abismo

ausente de la escritura;

en tu Diario, la cultura,

la información y el civismo.

 

              IV

Admirada periodista

Loly Dolores Acosta,

la senda nunca es angosta

cuando el mar está a la vista.

La confianza es optimista

en la fe del navegante,

con pasión de principiante

se fortalece el trabajo;

nada de sesgos ni atajos,

tus pies tocan el diamante.

 

Por: José Atuesta Mindiola